Síguenos: 
  |  
La emoción, la razón y el corazón de la radio

Mitos sobre la donación de órganos que no debes creer

Publicado: junio 3, 2019
Compartido por:

La donación de órganos es un acto solidario y noble que le permite una segunda oportunidad de vida a otras personas.

 

A veces, los mitos y las ideas equivocadas sobre la donación de órganos, córneas y tejidos pueden impedir que una persona se inscriba como donante. ¡Imagine las vidas que podríamos salvar si todos conociéramos los datos reales sobre la donación!

Puede ser difícil pensar en lo que le va a pasar a tu cuerpo después de que mueras, ni hablar de donar tus órganos y tejidos. Pero ser donante de órganos es una decisión generosa que vale la pena y que puede salvar vidas.

Si nunca has considerado la donación de órganos o aún no has tomado la decisión de ser donante debido a que contabas con información posiblemente inexacta, aquí encontrarás respuestas a algunos mitos y preocupaciones comunes sobre la donación de órganos.

Mito: Si acepto donar mis órganos, el personal del hospital no se esforzará tanto para salvar mi vida.

Realidad: Cuando vas al hospital para recibir tratamiento, los médicos se concentran en salvar tu vida, no la de otra persona. Te atenderá un médico cuya especialidad se acerque más a tu afección en particular.

Mito: Tal vez, no esté realmente muerto cuando firmen mi certificado de defunción.

Realidad: Aunque es un tema popular en los tabloides, en realidad, la gente no empieza a mover los dedos de los pies después de ser declarada muerta. De hecho, a las personas que han aceptado la donación de órganos se les hacen más pruebas (sin costo alguno para sus familias) para determinar que están realmente muertas que a aquellas que no han aceptado la donación de órganos.

Mito: La donación de órganos va en contra de mi religión.

Realidad: La donación de órganos concuerda con las creencias de la mayoría de las principales religiones. Estas religiones incluyen el catolicismo romano, el islamismo, la mayoría de las ramas del judaísmo y la mayoría de las creencias protestantes. Si no estás seguro o te sientes incómodo con la posición de tu fe sobre la donación, pregúntale a un miembro de tu clero.

Mito: Soy menor de 18 años. Soy demasiado joven para tomar esta decisión.

Realidad: Eso es cierto, en un sentido legal. Pero tus padres o tu tutor legal pueden autorizar esta decisión. Puedes expresarle a tu familia tu deseo de donar, y ellos pueden dar su consentimiento sabiendo que es lo que tú querías. Los niños también necesitan trasplantes de órganos y, por lo general, necesitan órganos más pequeños que los que un adulto puede proporcionar.

Mito: Un funeral con ataúd abierto no es una opción para las personas que han donado órganos o tejidos.

Realidad: La donación de órganos y tejidos no interfiere con la celebración de un funeral con ataúd abierto. El cuerpo del donante se viste para el entierro, por lo que no hay signos visibles de donación de órganos o tejidos. Para la donación de hueso, se inserta una varilla donde se extrae el hueso. Con la donación de piel, se extrae de la espalda del donante una capa muy delgada de piel similar a una exfoliación por quemadura de sol. Debido a que el donante está vestido y acostado boca arriba en el ataúd, nadie puede ver ninguna diferencia.

Mito: Soy demasiado viejo para donar. Nadie querría mis órganos.

Realidad: No hay una edad límite definida para donar órganos. La decisión de usar tus órganos se basa en criterios médicos estrictos, no en la edad. No te descalifiques prematuramente. Deja que los médicos decidan en el momento de tu muerte si tus órganos y tejidos son adecuados para el trasplante.

Mito: No tengo buena salud. Nadie querría mis órganos o tejidos.

Realidad: Muy pocas afecciones médicas te descalifican automáticamente para donar órganos. La decisión de utilizar un órgano se basa en criterios médicos estrictos. Puede ser que ciertos órganos no sean adecuados para el trasplante, pero otros órganos y tejidos pueden estar bien. No te descalifiques prematuramente. Solo los profesionales médicos pueden determinar en el momento de tu muerte si tus órganos son adecuados para el trasplante.

Mito: Me gustaría donar uno de mis riñones ahora, pero no se me permitiría hacerlo a menos que uno de los miembros de mi familia lo necesite.

Realidad: Aunque ese solía ser el caso, ya no lo es. Ya sea que la persona a la que deseas ayudar sea un familiar lejano, un amigo o un completo desconocido, puedes donar un riñón a través de ciertos centros de trasplante.

Si decides convertirte en donante vivo, te someterás a un extenso interrogatorio para garantizar que estés al tanto de los riesgos y que tu decisión de donar no se base en un beneficio económico. También se te harán pruebas para determinar si tus riñones están en buenas condiciones y si puedes llevar una vida saludable con un solo riñón.

Mito: Los ricos y famosos encabezan la lista cuando necesitan un órgano donado.

Realidad: A los ricos y famosos no se les da prioridad cuando se trata de asignar órganos. Puede parecer así por la cantidad de publicidad que se genera cuando una celebridad recibe un trasplante, pero no son tratados de manera diferente a los demás. La realidad es que la celebridad y la situación económica no se tienen en cuenta en la asignación de órganos.

Mito: A mi familia se le cobrará si dono mis órganos.

Realidad: A la familia del donante de órganos nunca se le cobra por la donación. A la familia se le cobran los costos de todos los esfuerzos finales para salvar tu vida, y esos costos a veces son malinterpretados como costos relacionados con la donación de órganos. Los costos de la extirpación de órganos están a cargo del receptor del trasplante.

Si donas los órganos después de morir, puedes salvar o mejorar hasta 50 vidas. Muchas familias afirman que saber que su ser querido ayudó a salvar otras vidas les permitió sobrellevar mejor la pérdida. En especial, es importante considerar ser donante de órganos si perteneces a una minoría étnica. Las minorías, como los afroamericanos, los asiáticos, los isleños del Pacífico, los indígenas estadounidenses y los hispanos, tienen más probabilidades que los blancos de padecer ciertas afecciones crónicas que afectan los riñones, el corazón, los pulmones, el páncreas y el hígado.

Ciertos grupos sanguíneos predominan en las minorías étnicas. Debido a que suele requerirse la compatibilidad del grupo sanguíneo para un trasplante, la necesidad de conseguir órganos de donantes que provengan de las minorías es particularmente alta.

Fuente: Donaciondeorganos

La empresa editora Radionautas.org y Feeling.Mx revistas online, agradecen cada una de las opiniones y comentarios en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores y oyentes como tú, que ejercen la libertad de expresión en este portal, aportan un valor importante. Estamos convencidos que Internet es la herramienta mas democrática para practicar la libertad de expresión y servir como medio de crítica y opinión. Deja un mensaje escrito aquí o envía un correo electrónico con audio mp3 adjunto a: correo@maxfeeling.com
Por el respeto a esta libertad de todos, debemos informarte que Feeling.Mx y Radionautas.org se reservan el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley y la dignidad de terceros. ¡Gracias por tu aportación!

Comentarios

comentarios, agrega el tuyo.

PIDE TU MÚSICA: 5 canciones cada 20 min
COMPARTIR / RECOMENDAR:

Lo último

Cargado, espera un momento.

Visto hace un momento »