Síguenos: 
  |  
La emoción, la razón y el corazón de la radio

Los republicanos ya se preparan para las elecciones de 2024 bajo la sombra de Trump

Publicado: febrero 28, 2021
Los republicanos ya se preparan para las elecciones de 2024 bajo la sombra de Trump Compartido por:

Un partido dividido, un país en plena transformación y oscuros presagios sobre el futuro del conservadurismo en Estados Unidos. Aunque estos elementos definen, en parte, los retos a los que se enfrenta el Partido Republicano tras la presidencia de Donald Trump, en realidad describen el contexto en que en 1974 se celebró la primera Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

Aquella cita fue crucial para levantar la moral del partido tras la dimisión del presidente Richard Nixon y unir a los diferentes grupos del movimiento conservador estadounidense entorno al firme deseo de recuperar el poder y frenar los cambios en las costumbres sociales impulsados por los demócratas, como la legalización del aborto.

La cita anual de los conservadores de EE.UU. se ha trasladado a Florida para eludir las medidas antivirus

En esa primera CPAC arrancó la carrera presidencial del gobernador de California, Ronald Reagan, el hombre que desafió a las Casandras que auguraban una larga travesía del desierto al Partido Republicano tras Nixon y que en 1981 recuperó la Casa Blanca para convertirse en uno de los presidentes más influyentes de la historia del país.

Desde entonces, la conferencia se ha convertido en una cita ineludible del movimiento conservador estadounidense, un foro que sirve de barómetro sobre qué quieren las bases republicanas, adónde va el partido y un vistoso trampolín para los aspirantes presidenciales. La intervención en la CPAC del 2015 dio un impulso clave por ejemplo la candidatura de Donald Trump.

La intervención en la CPAC del 2015 dio un impulso clave por ejemplo la candidatura de Donald Trump

Con dos facciones internas abiertamente enfrentadas entre sí, el Partido Republicano fuera de la Casa Blanca y en minoría en las dos cámaras del Congreso, la CPAC de este año es, de facto, el primer debate colectivo de los conservadores sobre el legado del presidente y su primer casting de cara a las elecciones del 2024. Según Donald Trump Jr, primogénito del presidente, la conferencia debería rebautizarse como la “TPAC”, con la letra te de Trump. “Es lo que parece ahora mismo”, se jactó el viernes en su discurso.

Los temas y ponentes elegidos por los organizadores dan una idea clara de adónde va el movimiento conservador: Por qué los jueces y medios se negaron a examinar las pruebas , una charla que aireó tantas denuncias infundadas de fraude que un canal conservador interrumpió en directo la retransmisión para evitar denuncias por difamación, o Turbas enfadadas y violencia en nuestras calles , un debate en el que se acusó a la izquierda de estar detrás del asalto al Congreso. Otra sesión se dedicó a “estados fallidos” como Pensilvania o Georgia, dos de los territorios que Trump perdió este año frente a Joe Biden.

Ninguno de los representantes del ala moderada del partido, que abogan por desmarcarse de Trump y sus mentiras sobre el fraude electoral, ha sido invitado a hablar en la conferencia de este año, celebrada por primera vez en Orlando (Florida) para eludir las restricciones por la pandemia actualmente en vigor en el área de Washington, su sede tradicional. Figuras como Larry Hogan, Liz Cheney o Nikki Haley preservan sus opciones para presentarse como alternativa de cara a las elecciones del 2024.

Ninguno de los representantes del ala moderada del partido ha sido invitado a hablar

En la lista de participantes en la CPAC de este año abundan los aspirantes presidenciales que se presentan como sus más fervorosos seguidores de Trump: el exsecretario de Estado Mike Pompeo, recibido ayer con una larga ovación, los senadores Ted Cruz, Rick Scott, Josh Hawley o Tom Cotton… Solo hay un problema: Trump se niega a ceder el cetro del partido.

Será él quien hoy cierre la CPAC en su primera intervención pública desde que el 20 de enero dejó la Casa Blanca. Se espera que use su discurso para reafirmar su poder sobre el partido, trazar un camino para recuperar la Casa Blanca empezando en las elecciones legislativas del 2022 y flirtear con la idea de volver a presentarse a las presidenciales del sin llegar a confirmar sus planes.

Frente a quienes advierten que abrazar los bulos de Trump alejará a las clases medias y lastrará durante años las perspectivas electorales del Partido Republicano, las estrellas de la CPAC del 2021 defendieron lo contrario, que renegar del expresidente alejará a millones de votantes. Trump “tiene sus defectos”, pero “no conquistaremos el futuro intentando llevar al Partido Republicano adonde estaba” antes de él, defendió el senador Scott.

“Si damos la espalda a Trump, perderemos la base de votantes de clase trabajadora a los que el presidente Trump tanto ha motivado. Perderemos elecciones en todo el país y, al final, perderemos nuestra nación”, aseguró el republicano, que criticó a quienes intentan “avivar las llamas de una guerra civil” dentro del partido. Otros ponentes, sin embargo, no dudaron en explotar la pugna interna del partido.

“¡No me habían recibido tan calurosamente desde que estuve en Wyoming!”, lanzó el congresista Matt Gaetz, un joven aliado de Trump que fue a este estado a hacer campaña contra Cheney después de que esta apoyara el impeachment . “Liz Cheney es menos popular que su padre en una cacería de perdices”, dijo Donald Trump Jr en alusión al incidente en el que hace 15 años el exvicepresidente Dick Cheney disparó en un ojo a un compañero de cacería.

“No somos el pasado, somos el futuro, representamos el futuro de este país”, proclamó por su parte el senador Hawley, otro aspirante presidencial. “Me llamaron traidor, sedicioso, me dijeron que debía dimitir… ¡Pues no me voy a ir a ninguna parte!”, añadió en alusión a las críticas por cuestionar la legitimidad de los resultados electorales. “¡Donald J. Trump no va a desaparecer, no se va a ir a ningún sitio!”, celebró por su parte el senador Cruz, que no ha renunciado a sus aspiraciones presidenciales.

Los discursos de este año demuestran el enorme poder que Trump sigue teniendo sobre su partido, una capacidad de influencia que ni Nixon ni George W. Bush tenían sobre la formación cuando dejaron la Casa Blanca. “Adorar a los ídolos no es conservador”, protestó por Twitter el congresista republicano Adam Kinzinger, otro de los diez rebeldes, al ver las fotos de la estatua dorada de Trump ( made in México) que unos simpatizantes llevaron a la CPAC en honor al presidente. Está por ver si los votantes republicanos pueden adorar a otro líder, como parecen asumir los aspirantes a relevar a Trump, en caso de que no sea el candidato presidencial del 2024.

Fuente: @lavanguardia.com

La empresa editora Radionautas.org y Feeling.Mx revistas online, agradecen cada una de las opiniones y comentarios en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores y oyentes como tú, que ejercen la libertad de expresión en este portal, aportan un valor importante. Estamos convencidos que Internet es la herramienta mas democrática para practicar la libertad de expresión y servir como medio de crítica y opinión. Deja un mensaje escrito aquí o envía un correo electrónico con audio mp3 adjunto a: correo@maxfeeling.com
Por el respeto a esta libertad de todos, debemos informarte que Feeling.Mx y Radionautas.org se reservan el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley y la dignidad de terceros. ¡Gracias por tu aportación!

Comentarios

comentarios, agrega el tuyo.

PIDE TU MÚSICA: 5 canciones cada 20 min
COMPARTIR / RECOMENDAR:

Lo último

Cargado, espera un momento.

Visto hace un momento »